Tiempos de cambios

Queda muy poco para que llegue la Navidad 2018.

Son tiempos de echar la vista atrás, de valorar qué hemos conseguido en este año que acaba, qué objetivos hemos cumplido, qué nuevos hábitos hemos incorporado en nuestro día a día, qué cosas han cambiado en nosotros.

Son tiempos de definir nuevos retos para el año 2019 que empieza, nuevos proyectos, nuevas ilusiones.

Son tiempos de agradecer, de dar las gracias a aquellos que nos han ayudado en nuestro camino.

Son tiempos de perdonar y de disculparse, de rehacer vínculos, de recomponer la confianza, de restablecer relaciones.

Son tiempos de pedir ayuda, de confiar en aquellos que pueden acompañarnos en estos 12 meses que ahora empiezan de nuevo.

Son tiempos de alegría, de reencuentros, de sorpresas, de regalar y recibir.

Son tiempos de recuerdos y de nostalgia, de tener presentes a los que se fueron y a los que echamos tanto de menos.

Son tiempos de cambios, así como es la vida, cambiante, siempre nueva, emocionante y sorprendente.

Os invito a abordar este año que empieza desde la curiosidad y la voluntad de seguir en esa senda de desarrollo y crecimiento, de auto conocimiento, de toma de conciencia y de reflexión, en el que mutuamente todos nos acompañamos.

Os deseo una feliz, feliz Navidad 2018, y un próspero año 2019, en el que espero que encontremos ese hilo rojo que nos permita dar luz a nuestras estrellas.

Felicitación Navidad 2018

La diferencia en una empresa entre ser equipo y grupo

Hoy en día se usa muy a la ligera la palabra equipo, cuando la diferencia entre un equipo y un grupo es tan abismal cómo la relación entre amigos y conocidos.

hand-3203070_960_720.jpgCuando un consultor externo llega a una empresa, una de las primeras gestiones que hace es analizar la comunicación interna de la empresa, ya que esta es uno de los factores clave de su buen funcionamiento.

Una de las dinámicas que suelen usar estos consultores es el coaching de equiposmediante el cual el consultor o coach establece un diagnóstico mediante el cual formula las bases por las cuales la comunicación no fluye de manera correcta, causando en la empresa una pérdida de efectividad y, por ende, de dinero.

Uno de los factores clave para este funcionamiento en la comunicación interna es el establecimiento claro y conciso de los roles de cada uno dentro de la empresa, tanto a nivel personal como de equipos. A menudo se cree que, mediante la transformación digital que estamos adaptando en nuestros estilos de vida, estos problemas se solucionan por si mismos. Sin embargo, es necesaria la voluntad tanto individual como grupal de la organización para hacerlo posible, mediante unos procesos previos a la digitalización, ya que las empresas no están compuestas por máquinas sino por personas.

Otro de los factores clave para este funcionamiento es la admisión de culpa en el sentido de la realización de un pacto, mediante formulas concretas, para encontrar los problemas y plantarles cara con determinados protocolos. De otra manera, si no se admite que no se está haciendo correctamente nada cambiará. Por lo tanto, es muy importante afrontar estos conflictos con una mentalidad positiva sin quedarte únicamente en el error, sino en gestionar el cambio teniéndolo en mente para no incurrir de nuevo en él.

En empresas en las que la competitividad a nivel interno está muy enfocada, como aquellos departamentos de ventas que trabajan de manera individual a la vez que conjunta, es importante enfocarse en el objetivo final en lugar de los objetivos individuales de cada uno debido a que, de otra manera, si bien logras una mayor entrega por partede tu equipo, bien cierto es que mucha información que podría ser aprovechada por unos u otros se pierde en el camino por miedo a esa competencia. Aquí entra de nuevo el concepto de gestión de los conflictos.

En muchos casos, el foco se sitúa en las relaciones entre los miembros de un equipo o entre equipos, también en situaciones consolidadas de conflicto, casos estos últimos en que no es nada fácil avanzar y en los que los directivos o jefes tienen un papel relevante, ya que está en su mano una mejor comunicación, unas instrucciones claras, una pauta de la gestión del proceso.

Por lo tanto, los problemas internos de la empresa muchas veces pasan, en conclusión, por la relación interpersonal y la comunicación efectiva entre personas y equipos.

 

 

La influencia de Sócrates en el Coaching

El coaching moderno bebe de antiguas enseñanzas, provenientes de los grandes autores griegos. Principalmente, el coaching moderno es una adaptación del diálogo socrático.

Según Francisco Alcalde, autor del libro “Coaching Directivo”, “Beber de las reflexiones de clásicos tales como Sócrates, Platón o Aristóteles, que dedicaron gran parte de su tiempo a estudiar qué es el hombre, cómo piensa o qué le mueve es estar en las mejores condiciones para dirigir personas”.

Método Socrático

El Método Socrático es una técnica para adquirir conocimiento por medio de la conversación. Es una forma de dialéctica -un método para alcanzar la verdad- que opera cuestionando los conceptos formados, transferidos o adquiridos.

El Método Socrático se presenta en 2 fases:

-Ironía: a través de la ironía Sócrates lograba que su interlocutor reconociese su ignorancia, a partir de lo cual estaría preparado para la búsqueda de la verdad.

-Mayéutica: búsqueda de la verdad. Consiste en un progreso en la precisión de las definiciones elaboradas. Mientras más correcta la definición, más cerca de la verdad.

 

Para Sócrates, la información es un medio cómo tal, ya que busca el fin enfocado hacia la acción. No se cree capaz de enseñar nada, sino que cree en que cada uno tiene el conocimiento en su interior, y su labor es ayudar a que salga a la luz mediante una conversación.

Llega 2018 – Un nuevo año lleno de posibilidades

Felicitacion_Navidad2017_MontseAltarriba

Acaba 2017 en un año lleno de retos para mí: la consolidación de la Escuela de Coaching EDPyN , la apertura de EDPyN Consulting, el gabinete de consultoría hermanado a la escuela y la publicación de mi libro Coaching para Pymes.

Estos tres elementos vehiculan mi apuesta personal en este 2017 por el desarrollo de personas y negocios, de la mano de las tres disciplinas profesionales que ejerzo en la actualidad: el coaching, la formación y la consultoría.

Ha sido muy gratificante para mí la satisfacción de los alumnos de las primeras promociones de la escuela; al cierre de nuestro primer año de actividad han pasado por nuestras aulas cerca de 40 alumnos.

En mi actividad como consultora del departamento de consultoría estratégica de Pimec, he acompañado a más de 30 empresas a planificar su relevo generacional y a mejorar la gestión de sus equipos de dirección.

Este año 2017 he participado como formadora de las materias opcionales de crecimiento personal del programa Consolida´t de Pimec en Barcelona, un programa dirigido a autónomos que buscan mejorar el resultado de sus negocios. Ha sido un placer acompañar a estos profesionales a buscar alternativas de gestión y a mejorar sus competencias y habilidades que impulsen su papel al frente de sus negocios.

En el mes de junio participé como ponente en la feria BIZ Barcelona, la feria del emprendimiento para pymes y autónomos, con una conferencia sobre la transformación digital y la cultura colaborativa.

Montse Altarriba BIZ Bcn 1

Y en Septiembre de este año se publicó mi libro “Coaching para Pymes”, en el que de manera simple y didáctica, quiero exponer mi opinión de que llegó la hora de que el Coaching, como potente disciplina de gestión del cambio, entre en la pyme para quedarse. Es hora de que los pequeños empresarios y profesionales se beneficien de las aplicaciones de esta técnica que se ha revelado una gran herramienta de desarrollo en empresas de mayor tamaño y organizaciones.

Para cerrar este 2017, tan solo me queda desearos unas Felices fiestas y enviaros mis mejores deseos de éxito y bienestar para el próximo año 2018.

En lo personal, seguiré trabajando para que este 2018 sea para mí y para mis clientes un nuevo año lleno de posibilidades.

¡Feliz Navidad!

 

 

 

montse altarriba transformación digital

La transformación digital: renovarse o morir

Vivimos tiempos cambiantes: las tasas de insatisfacción con el trabajo son preocupantes, abunda el estrés, el desánimo y la inseguridad, nuestra población se envejece y va menguando y nos enfrentamos cada día a cambios continuos en procesos, productos y maneras de relacionarlos. Podemos vivir todo este nuevo panorama como una amenaza o como una oportunidad.

En este nuevo terreno de juego, empresas y organizaciones se enfrentan a dos nuevos retos fundamentales para avanzar:

  • Ayudar a las personas que las componen a gestionar el cambio y fomentar la colaboración entre ellas.
  • Aprovechar la imparable transformación digital en los procesos y modelos para abrir nuevas oportunidades de negocio.

Entendemos por transformación digital una transformación veloz, profunda y relacionada con todos los elementos del negocio para aprovecharse de las oportunidades que se derivan de las tecnologías digitales y de su impacto en la sociedad, de manera estratégica.

La pregunta es sencilla: Si mis clientes cambian, ¿puede mi negocio permitirse no cambiar?

Lo cierto es que las estadísticas nos dicen que la digitalización de las empresas y especialmente de las pymes avanza a un ritmo muy lento y que todavía queda mucho por hacer.

Una estrategia digital no afecta tan sólo a aspectos de marketing digital. Eso es la primera fase del proceso. Debe incorporar también elementos de cambio en la gestión de las personas, cambios en la gestión de las operaciones y, por último, cambios en la gestión financiera, para adaptarlos a esta nueva era digital.

Rodearse de expertos que nos acompañen en este proceso de cambio será de gran ayuda. Disciplinas como el coaching, la consultoría, la formación o el mentoring pueden ser grandes aliados para la empresa en esa transformación del negocio y de las personas.

 

3 leyes a recordar para una mejor gestión del tiempo

montse-altarriba-las-3-leyes-del-tiempo-b

Se dice que la clave del éxito de una persona es el modo en que administra su tiempo. Cuando hablamos de gestionar el tiempo de una manera eficaz, de lo que se trata es de responder a la pregunta de ¿cuál es la mejor manera de usar este minuto? Definir los objetivos, analizar las actividades a realizar y programar el tiempo nos van a ser de mucha utilidad para ello.

El tiempo es un recurso escaso y posiblemente uno de los bienes más preciados. Tiene algunas características propias que le hacen muy diferente a otros recursos. Y es que el tiempo es equitativo, en el sentido de que está repartido por igual: todos tenemos por delante cada día los mismos 1.440 minutos. El tiempo no puede acumularse, ni ahorrarse, ni tomarse prestado, a diferencia de otros recursos. Y, por último, el paso del tiempo es inexorable y sin posibilidad ninguna de vuelta atrás. Lo paradójico es que cada uno de nosotros disponemos, mientras vivimos, de todo el tiempo que existe, pero en multitud de ocasiones tenemos la sensación de que no tenemos tiempo suficiente.

Hay 3 Leyes que son de especial aplicación para aprender a gestionar el tiempo de manera más efectiva.

La primera de las leyes es el Principio de Pareto, que nos dice que el 20% del tiempo de trabajo de una persona contribuye al 80% de los resultados.  Vifredo Pareto afirmó que “los elementos críticos de cualquier conjunto constituyen, por lo general, sólo una minoría”.

La segunda ley que explica la gestión del tiempo es la Ley de Parkinson, que explica por qué las cosas llevan más tiempo del que deberían: “todo trabajo se dilata indefinidamente hasta ocupar todo el tiempo disponible para su completa realización”.

Y la tercera ley que aplica cuando nos referimos al tiempo son las 3 Leyes de Murphy. La primera de ellas nos dice que “nada es tan sencillo como parece en un principio”. La segunda nos advierte de que “todo lleva más tiempo de lo que se pensaba al principio”. Por ello, no resulta eficaz asignar a una tarea un tiempo escaso. Complementando a la Ley de Parkinson, tan ineficaz es asignar un tiempo excesivo como insuficiente. La tercera Ley de Murphy fue la que le hizo famoso y es la que dice que “si algo puede ir mal, irá mal”. Anticiparse a los fallos y tener un plan de contingencia nos ahorrará tiempo en el futuro.

Para tomar conciencia de lo eficaz que resulta la gestión del tiempo, suele ser un buen ejercicio el asignar un valor económico a una hora de nuestro tiempo. Con ello tendremos más claro el coste de oportunidad del tiempo “perdido”. Entendiendo como “tiempo perdido”, el hacer algo que es menos importante que otra cosa que se pudiera hacer en su lugar.

¿Qué son los pensamientos negativos automáticos (ANT)?

montse-altarriba-pensamientos-negativos

Nuestro cerebro es capaz de procesar unas 500 palabras por minuto mientras que el número medio de palabras pronunciadas por minuto es de 150. Este exceso de capacidad se utiliza en todos nuestros juicios, emociones, conversaciones paralelas, prejuicios, que constituyen ese diálogo interno con nosotros mismos. En ocasiones, estos diálogos internos provocan dudas y temores y acaban generando desconfianza e incluso ansiedad.

Desde la psicología, se han estudiado en profundidad los pensamientos negativos automáticos, conocidos por sus siglas en inglés ANT (automatic negative thoughts), así como las emociones que generan en nosotros. El doctor estadounidense Aaron Temkin Beck los estudió en profundidad en los años 60 y definió sus tres características principales: son mensajes específicos, son mensajes creíbles que se viven por la persona como una verdad y son mensajes irreflexivos.

John Paul Flintoff definió algunos pensamientos negativos a evitar para conseguir nuestras metas, vamos a recordarlos:

  • Pensar en blanco y negro. Pensamientos como “esto sólo me pasa a mí”, “esto es mi culpa” no dejan lugar a los grises y no abren soluciones.
  • Leer la mente de otros. “Todos creen que soy un inútil”, una opinión consensuada se vive como verdad.
  • Predecir el futuro. Pensamientos como “no va a funcionar” llevan a no hacer nada y seguir igual.
  • Generalizar. “Siempre pierdo el autobús”
  • Minimizar lo positivo. “He aprobado, pero cualquiera podría hacerlo”
  • Dramatizar, hacerse la víctima y exagerar la parte negativa de alguna circunstancia
  • Insultar, tanto a nosotros mismos como a otros. “Soy un desastre”, “mi jefe es un imbécil”. A fuerza de repetición, este pensamiento puede llegar a convertirse en creencia.
  • Ser catastrofista. Es uno de los pensamientos negativos automáticos más extremos, en los que la persona piensa que todo lo que le ocurre va a acabar mal. “Todo lo que hago me sale mal”.

Estos pensamientos negativos se convierten en un “saboteador interno” que, si no somos capaces de controlarlo, puede impedirnos el cambio e incluso generar situaciones de mucha ansiedad. Existen técnicas para escapar de estos pensamientos. El primer paso es el de identificarlos y reconocerlos, tomar conciencia de que se trata de pensamientos irreflexivos y de los que no somos responsables de forma consciente. El coaching ayuda a poner luz sobre estos pensamientos y facilita el salir del círculo vicioso que generan. ¿Te animas a probarlo?

El Efecto Pigmalión

montse-altarriba-efecto-pigmalion

Hoy me gustaría recordar el llamado “Efecto Pigmalión”, proveniente de la psicología y que describe cómo las expectativas modifican nuestra visión de la realidad y de nosotros mismos.

El nombre tiene su origen en un mito de la antigua Grecia, en el que un escultor llamado Pigmalión se enamoró de una de sus creaciones, Galatea. La pasión que siente por ella le hace tratarla como si estuviera viva. Según el mito, después de un sueño de Pigmalión y por intercesión de la diosa Afrodita, Galatea cobra vida.

Los psicólogos Robert Rosenthal y Leonor Jacobson realizan en 1968 un conocido estudio en una escuela de enseñanza primaria y secundaria que quería demostrar que las expectativas de un profesor podían afectar al desarrollo intelectual del alumno. Después de realizar un test de medición del potencial académico, a los profesores se les engañó diciéndoles que algunos de los alumnos de las clases podrían llegar a ser brillantes al poseer una inteligencia excepcional. Los nombres de estos alumnos se escogieron al azar, los niños desconocían los resultados de su test ni el experimento que se estaba llevando a cabo. Un año después, se les hizo a los alumnos un nuevo test y los resultados fueron sorprendentes: aquellos alumnos que los profesores creían que tenían una inteligencia excepcional realmente mejoraron más sus resultados en el test que el resto. Dicho de un modo sencillo, los alumnos de los que los profesores esperaban mejores resultados, realmente los tuvieron.

Según Rosenthal existen cuatro factores que juegan sobre estas predicciones de autorrealización:

  • El clima: los profesores tienden a generar un clima más cálido alrededor de esos niños de los que esperan más
  • El factor input: los profesores enseñan más materia a los niños con mejores expectativas
  • La oportunidad de respuesta: les preguntan más veces y les dejan participar más
  • El efecto feedback: cuanto más se espera, más reconocimiento positivo se da

El efecto Pigmalión es la teoría de la profecía autocumplida, una expectativa que incita a las personas a actuar de forma que hace que la expectativa se cumpla.

En el entorno del coaching, resulta de mucha utilidad tener presente este efecto, que va a permitir al coach detectar las creencias que existen detrás de las expectativas del cliente.

Me quedo con las palabras de Johan Wolfgang Goethe (1749-1832) que dijo: “Trata a un hombre tal como es y seguirá siendo lo que es; trátalo como puede y debe ser, y se convertirá en lo que puede o debe ser”.

Cómo conseguir negocios más competitivos

56-montse-altarriba-negocios-competitivos

“¿Cómo puedo hacer crecer mi negocio y ser más competitivo?” Esta es una de las preguntas más frecuentes del empresario en el ámbito de la pequeña y mediana empresa. Para responder a esta pregunta, el empresario debe analizar cómo puede impulsar el crecimiento de la facturación y de los resultados del negocio, cómo puede optimizar los recursos para mejorar la competitividad y cómo puede conseguir un equipo de trabajo alineado con su visión estratégica.

Desde la consultoría y el coaching se ofrece un acompañamiento que resulta muy útil en la mayoría de los casos, porque aporta una mirada externa y experta que despierta una toma de conciencia de la situación presente y de las alternativas de crecimiento. El servicio de acompañamiento suele estructurarse en cinco ámbitos del negocio:

1.- Cómo obtener un incremento de las ventas con un equipo de ventas ganador. Las competencias que deben trabajarse para conseguir este objetivo son entre otras: la generación de confianza, fomentar la escucha activa, potenciar la innovación y la creatividad en las propuestas, gestionar de manera más eficiente la planificación. Y todo ello con el objetivo principal en mente de poder identificar mejor las necesidades de los clientes.

2.- Cómo optimizar los recursos, lo que permitirá a la empresa ser más competitiva. El trabajo en este ámbito de negocio se centrará en el análisis de procesos, control de costes y búsqueda de sinergias.

3.- Cómo desarrollar un marketing eficaz, que traduzca la estrategia a planes concretos de actuación. El trabajo en este campo parte de un buen análisis de la situación de mercado, de la revisión de las variables de marketing clave a la construcción de un plan de operaciones y al diseño y planificación del plan de comunicación del negocio.

4.- Cómo gestionar el cambio, y evaluar alternativas de desarrollo futuro del negocio. Aquí entraría la valoración de procesos de alianzas comerciales, asociaciones, adquisiciones, así como los procesos de sucesión de los negocios en el caso de que sean negocios familiares.

5.- Cómo fomentar el desarrollo de las personas que colaboran con el negocio, tanto en lo que se refiere a equipos de trabajo como a aquellas personas con mayor responsabilidad. El trabajo en este ámbito se focaliza en la optimización de la eficiencia de los equipos, la mejora de la motivación, así como la mejora de ciertas habilidades directivas y de liderazgo.

En este tipo de procesos, desde el coaching y la consultoría, de acompañamiento a empresarios que buscan hacer crecer sus negocios resulta fundamental el desarrollo de tres habilidades transversales: la creatividad y el pensar en grande, la comunicación eficaz y la generación de confianza.